Salud ósea: La dura verdad sobre los huesos frágiles

Por Susan Bowerman, M.S., R.D., C.S.S.D., F.A.N.D.
Print
ha-tn-bone-health

Nuestro esqueleto parece tan duro y durable que es difícil pensar que los huesos son órganos muy rígidos que experimentan procesos metabólicos, de la misma forma que otros órganos.

Durante un proceso llamado remodelación, el tejido óseo se construye y descompone durante su periodo de vida en respuesta al crecimiento, lesión y otros factores. Los huesos se construyen donde se necesitan y se eliminan de donde no son requeridos en forma continua.

Los huesos crecen hasta cuando la persona cumple aproximada de 30 años, es aquí cuando el proceso se transforma y favorece a la acumulación de hueso. Por este motivo, el consumir suficiente calcio, el mineral principal que se encuentra en los huesos, es la clave durante el periodo de crecimiento de los huesos. Cuando existe la cantidad suficiente de calcio, la densidad mineral ósea puede alcanzar su nivel más alto.

A medida que envejecemos, los cambios físicos y los cambios en la dieta y el estilo de vida pueden impactar la salud ósea, e inclinar la balanza entre la acumulación ósea y la descomposición desfavorable. El no consumir suficiente calcio (o vitamina D, que es la que ayuda al cuerpo a absorber el calcio), una vida sedentaria, el fumar y los cambios hormonales que ocurren con la edad, pueden afectar la densidad mineral ósea.

El ponerle atención a tu dieta, controlando el consumo de alcohol y participando en actividades físicas de forma regular, como entrenamiento de pesa y de fuerza, son buenas estrategias para promover la salud ósea. Si te esfuerzas regularmente tendrás una mejor oportunidad de tener huesos sanos, así que no lo pienses más.

Susan Bowerman es Directora de Capacitación sobre Nutrición en Herbalife.

Herbalife es orgulloso miembro de la Asociación de Ventas Directas (DSA). Código de Ética


es-US | 10/31/2014 1:16:39 AM | NAMP2HLASPX03